Cómo ser más eficiente en el trabajo (3/3)

Parte 3 de 3: Haz cambios en tu estilo de vida

1 Descansa bien.

El cansancio jamás ha mejorado la calidad de trabajo de las personas. El cansancio puede reducir tu rendimiento, entorpecer tu desempeño, y, si eres propenso a quedarte dormido, puede avergonzarte terriblemente en reuniones importantes. Y lo más importante, la falta de sueño severa se relaciona con diversos problemas de salud. No te quedes dormido en tu escritorio ni pierdas trabajo debido a que te enfermaste. Duerme 7 u 8 horas cada noche y así podrás dar lo mejor de ti.
En el mejor de los casos, el cansancio en el trabajo puede ser una distracción leve. Pero en el peor de los casos, puede afectar seriamente la seguridad. Si tienes un trabajo donde la seguridad de las personas está en juego (por ejemplo, si eres controlador de tráfico aéreo o si manejas un camión), es primordial que tengas un horario de sueño adecuado.

2.- Ejercítate.

La ciencia ha demostrado que un buen régimen de ejercicio mejora tu humor en el trabajo y tu productividad. Esto es cierto especialmente en el caso de trabajos de oficina sedentarios. Si pasas la mayor parte del tiempo sentado frente a una computadora, haz un esfuerzo para dedicar un tiempo cada día a ejercitarte. Esto no solo hará más fácil que estés sentado tranquilo en el trabajo, sino que hará que estés más feliz, en forma, y más motivado.
Si vas a comenzar una rutina de ejercicio por primera vez, prueba rutinas de ejercicio que combinen los ejercicios cardiovasculares con los de fortalecimiento.

3.- Mantén un estado de ánimo positivo.

Si intentas incrementar tu eficiencia en el trabajo, es posible que realices tu trabajo con una seriedad terrible. Con frecuencia esto no es una buena idea; ya que es posible que logres ser más eficiente en el trabajo a corto plazo, pero si nunca te concedes algo agradable en el trabajo, es más fácil que te hartes, generándote cansancio, estrés y falta de motivación. Intenta mantener una actitud positiva, si te sientes bien en el trabajo, será más fácil que te mantengas motivado y con ambiciones. Haz pequeñas cosas para mejorar tu estado de ánimo y no entorpecer tu productividad. Escucha música con unos audífonos, haz pequeñas pausas para estirarte, o lleva tu laptop a la sala de descanso, donde podrás tener un poco de paz y calma.
Aprovecha al máximo tu hora de comida. Disfruta de una buena comida y de compartir chistes con tus amigos del trabajo.
Bebe café con moderación. El café puede ser una excelente manera de empezar el día con energía cuando te sientes agotado, pero si lo bebes a diario, te volverás dependiente y dejará de de tener el efecto que antes tenía.

4.- Automotívate.

Es más fácil ser más eficiente en el trabajo si tienes una buena razón para hacerlo. Si en ocasiones tienes dificultades para desempeñar tu trabajo, piensa en lo que te llevó a estar en ese trabajo; como en tus objetivos en la vida, tus sueños, y cómo te ves en el futuro. Intenta ver tu trabajo como el medio para llegar a un fin; donde el “fin” es la visión ideal de tu vida. Si disfrutas de tu trabajo, intenta pensar en cómo te hace sentir, ¿Te sientes satisfecho al concluirlo?
Piensa en las cosas buenas que puedes tener gracias a tu trabajo. Quizás posees una casa o un carro gracias al dinero que ganas, o quizás tu trabajo te ha permitido enviar a tus hijos a la escuela. Además piensa en los “beneficios” que te trae, como el seguro médico y/o dental para tu familia.

Piensa en las consecuencias que traería si no trabajaras. ¿Qué cosas tendrías que dejar si pierdes tu fuente de ingresos? ¿De qué forma afectará a tu familia y a la gente cercana?

5.- Recompénsate.

Si logras ser más eficiente en el trabajo, celébralo, lo mereces. No es fácil dejar los malos hábitos y cultivar buenos hábitos, así que recompénsate por todo el trabajo que te costó. Cómprate un trago un viernes después del trabajo, reúnete con algunos amigos para salir por la noche, o simplemente recuéstate en la cama y lee un libro; haz lo que sea que te haga sentir feliz después de una larga semana de trabajo. El recompensarte hará que te sientas más realizado, que es una parte importante para mantener tu motivación.
Tu recompensa no tiene que ser grande o grandiosa, y no tiene que ser algo económicamente irresponsable. Las recompensas modestas y moderadas son las mejores. Guarda ese Rolex nuevo para una ocasión especial.

postbuen